EXPOSICION PICTORICA LITERARIA 

Óleo   1,62 x 1,24 m.   

 

AMIGA DE CRISTAL 

Amiga, te acuerdas del culantro

en el jardín de mi casa,

y del nido de colibrí

en el molle negro de la quebrada.

 

Te acuerdas de la yedra recién plantada,

ya alcanzó la ventana de amplia cornisa

que tanto te gustaba.

 

Yo me acuerdo cómo te deleitabas,

escudriñando el monte

en busca de alacranes… y me decías:

“sobre las olas de tus pensamientos confusos,

mi corazón navega a tientas”.

 

Amiga, te acuerdas de nuestros viajes sin sentido,

y del señor de traje verde que nos veía

sin tener ojos  en el trigal a horas de madrugada.

 

Los bancos de madera en la plaza

hoy son de hielo, y la iglesia de metal.

 

Yo me acuerdo cómo reías entre muros de sillar,

y tus manos alcanzaban desprender rosas

de la gran casa de marfil…

y me decías:

“no sigas mirando así,

porque así ya no mira nadie…

tu corazón es muy blando y tus pensamientos abismales”.

 

Amiga mía, amiga azul, amiga de cristal,

detrás de esa lápida de ónix,

quisiera estar contigo,

conduciendo tu corazón

por las olas de mis pensamientos,

y endurecer el mío,

para no seguir llorando ante el agujero

negro de la muerte.

 

¿Por qué te fuiste una tarde fucsia como hoy?

tan temprano, diciéndome:

“No quiero morir… No quiero irme… así no,

sin tener que ver la yedra agarrada

en la cornisa de la ventana de tu cuarto”.

 

¡Oh amiga mía!...

Yo la miro todos los días por ti,

y entre la maraña de sus hojas,

he descubierto el trece de tu cumpleaños,

un nido de colibrí,

como el del molle negro de la quebrada,

¿Te acuerdas?... tan pequeño, tan hermoso y tan perfecto…

 

como tú mi amiga de cristal.